La infidelidad

Es frecuente pensar que una infidelidad supondrá la ruptura de la relación, pero esto no es necesariamente así. Como señalan Dattilio y Padesky (1995) lo importante es averiguar el significado de esta aventura para la persona infiel así como para la relación principal. 

Recuerdo un caso que contaba una colega psicóloga clínica. Su paciente acudió a terapia por la situación de estrés en la que se encontraba y que él mismo había generado al tener varias amantes además de su relación marital. Tras unas pocas sesiones se descubrió que el paciente estaba tratando de reafirmar su condición heterosexual por haber sufrido abusos sexuales por un varón cuando era niño.

Otro caso, aparentemente menos dramático, es el que relatan Dattilio y Padesky (1995) en su obra. El marido tenía amantes pues había aprendido que era lo normal y esperado para un hombre, así se lo había enseñado su padre.  

Para saber si debemos revelar dicha infidelidad a nuestra pareja, los mencionados autores nos invitan a hacernos preguntas cómo «¿qué significo la aventura?¿de qué manera puede ayudar o perjudicar a la relación actual si se revela la existencia de la aventura?¿cuáles son los pasos que pueden tomarse para restablecer la confianza en la relación?». Dado que la revelación de una infidelidad puede desencadenar en una crisis de pareja, recomendamos acudir a un profesional que nos acompañe durante la misma o durante la posible ruptura si ese fuera el resultado.

Por último, en caso de que exista una infidelidad, debemos advertir sobre los riesgos de salud que puede suponer tener múltiples parejas sexuales si no se realizan prácticas sexuales seguras.

REFERENCIAS

Frank M. Dattilio y Christine A. Padesky (1995) La terapia cognitiva de parejas. Ed. Desclée De Brouwer